MACBA

LA GEOMETRÍA VIAJA DESDE LA PLATA

En el MACBA. Gabriela Boer, Juan D’Lala y Pablo Morgante, artistas platenses, exhiben sus obras de abstracción geométrica. También es un tributo a la escuela que crearon sus maestros César Paternosto y Luis Tomasello.

 

 Abstracciones geométricas de Boer, D’Lala y Morgante, la escuela platense en el MACBA.

 

Laura Casanovas

14/01/2022 / Clarín.com Revista Ñ Arte

 

LA GEOMETRÍA VIAJA DESDE LA PLATA

 

El Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (MACBA) nació hace diez años con el objetivo de dar lugar, exhibir, pensar y celebrar la vertiente artística de la abstracción geométrica. Con un patrimonio de 500 obras de artistas argentinos e internacionales de diversas épocas y movimientos, exhibe ahora una muy buena exposición que reúne a tres contemporáneos de la ciudad de La Plata: Gabriela Boer, Juan D’Lala y Pablo Morgante, cuyas pinturas se expanden por sus cuatro pisos.

 

Gabriela Boer, Pablo Morgante y Juan D’Lala, la escuela platense.  

 

La muestra reúne por primera vez a Boer, D’Lala y Morgante “(…) reeditando influencias de grandes maestros platenses como César Paternosto y Luis Tomasello, inscribiéndose aunque insumisos en una tradición que llega hasta los años 40 y los movimientos que marcaron el pulso de la abstracción y geometría en Argentina”, sostiene la curadora Natalia Taccetta. El recorrido, a través de cien obras, posibilita individualizar la poética de cada artista y constituye la propuesta en casi tres exposiciones individuales. A su vez, es posible observar los puntos en común entre ellos: pertenecen a la misma generación; están interesados en la abstracción y en la geométrica, con su historia internacional y local y han coincidido en diversos trayectos artísticos por la ciudad de La Plata.

 

La música en su faceta pictórica

Al ingresar en el museo, en la planta baja, encontramos un conjunto de pinturas de Juan D’Lala (La Plata, 1976), que podríamos describir como un movimiento de cámara por el reducido grupo de obras que confieren al espacio una atmósfera intimista y porque el artista (también músico) parte de esa manifestación para llegar a tramas de gran movimiento y luminosidad. La serie Las cuatro estaciones remite a la célebre obra de Antonio Vivaldi. En cada pintura predominan unos pocos colores trabajados en diversos valores y conformando figuras prismáticas facetadas de una geometría casi perfecta. Un relieve del gran artista platense Tomasello acompaña el conjunto: la obra recibe su influencia en cuanto a las sensaciones plásticas y atmosféricas resultado del diálogo entre forma y color, espacio generado por la repetición. Los trazos de D’Lala son imperceptibles y el ojo se ve impelido a participar de los desplazamientos propuestos por los elementos plásticos. En otras series, las figuras geométricas parecen expandirse o contraerse según la perspectiva, a la vez que se ordena siguiendo patrones de repetición y alternancia entre logrados haces lumínicos. Escribe la curadora: “(…) para D’Lala la pintura está vinculada al goce, también a la inquietud que producen la simetría perfecta junto al volumen y el color (…)”.

 

“Brutalismos mínimos”, calidez y homenaje

El primer piso del museo alberga un vasto conjunto de obras de Morgante (La Plata, 1979), donde la arquitectura ejerce su influencia, en este caso, a partir de la corriente del Brutalismo, en auge entre los años 50 y 70 del siglo pasado, con sus geometrías angulares repetitivas y su maciza solidez, dada por el hormigón. 

 

La Geometría viaja desde la plata, en el MACBA. Abstracciones geométricas. Gabriela Boer, Juan D’Lala, Pablo Morgante.

 

El artista toma un fragmento de una arquitectura (por ejemplo, una columna de la Biblioteca Nacional argentina) y lo sitúa en un espacio sin referencia, casi en suspensión, acentuando la apropiación de la parte extraída del todo. Le suma una paleta cromática con predominio de verde, violeta, azul, rojo, contrapunto a la preeminencia del gris del brutalismo. A su vez, la racionalidad de ese movimiento se ve matizada en la obra de Morgante por la calidez perceptiva otorgada por el soporte de madera, cuya textura y color ofician de fondo. Incluso, en algunos trabajos el material se encuentra desgastado, como en una construcción arquitectónica atravesada por el tiempo. Una destacada referencia en su obra es la del pintor Roberto Aizenberg en cuanto al color y la relación figura-fondo. Sus “Brutalismos mínimos” conviven en la sala con una pintura del consagrado platense Paternosto, de un anaranjado terroso, con su singular geometría imbuida de la arquitectura precolombina.

 

El color como eje

La parte más extensa de la muestra corresponde a Boer (Tres Arroyos, 1971), quién presenta en el primer subsuelo sus primeras series y en el segundo subsuelo su producción de los últimos dos años. Estudió en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata, donde también es docente. El trayecto se inicia con un acrílico del gran platense Alejandro Puente. Como escribe Taccetta, la artista se siente identificada con aquello que en Puente constituye lenguaje: “los colores, dentro de este lenguaje se combinan para formar elementos estructurales más complejos (como las palabras)”, sostiene Boer. Entre la abstracción y la figuración, la serie Los recuerdos son tan duros que se rompen (2014) remite a parasoles, persianas, rejas, con variaciones geométricas y cromáticas. El mismo título de esta serie puede pensarse como definición transversal a la obra de Boer, al “recordar” permanentemente la historia del arte para “romperla”, en el sentido de diseccionarla y tomar los elementos necesarios para cada una de sus propuestas. En la serie Random Links (2011), la artista recurrió a pinturas de la historia del arte para “geometrizarlas” aplicándoles filtros digitales. Resuenen en ellas la magnífica Broadway Boogie-Woogie del holandés Piet Mondrian y el trabajo del estadounidense Peter Halley. En las obras Espesuras del aire, Al otro lado del cielo, Habladores de lo mismo y Cuando el cielo toca el agua, la vibración del color surge de la infinidad de pequeños puntos yuxtapuestos en una urdimbre única y homogénea. Su más reciente serie, Prolongando Ecos, constituye un mosaico de cuadros de pequeño tamaño, los que emulan con ironía la visibilidad de las señales de tránsito, pero para pensar el hogar y la necesidad surgida en pandemia de cartografiar la vida cotidiana. En este caso, la artista tuvo como referencias a grandes pintoras locales vinculadas a la abstracción y la geometría, como Yente y María Martorell. Los dieciséis colores utilizados en este conjunto se interceptan, limitan, yuxtaponen y separan en el juego de las formas geométricas y separan en el juego de las formas geométricas que constituyen, con preeminencia de la línea curva. Algunas de estas obras son llevadas a un gran tamaño, lo que permite otra perspectiva y genera la ilusión de que existen en ellas ciertos huecos por los cuales buscamos (y logramos) ingresar. 

 

La Geometría viaja desde la plata, en el MACBA. Abstracciones geométricas. Gabriela Boer, Juan D’Lala, Pablo Morgante.

 

De esta forma, Boer, D’Lala y Morgante dan cuenta de sus predecesores a la vez que amplían y revitalizan la genealogía de los artistas argentinos, y específicamente platenses, de la siempre vigente abstracción geométrica.

 

Muestra Boer – Lala – Morgante. Escuela Platense. Lugar: Macba. Av San Juan 328. Fecha: hasta el 20 de febrero. Horario: todos los días de 12 a 19 horas (martes cerrado). Entrada general: $200

 

https://www.clarin.com/revista-enie/arte/geometria-viaja-plata_0_tnsla_59U.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la Tienda Online